LA MÚSICA EN PUBLICIDAD

Desde hace varias décadas no son pocos los recopilatorios anuales musicales con aquellos temas que se convirtieron en una auténtica revolución. Si en un primer momento era el jingle, esa melodía breve, pegadiza y facturada expresamente para el anuncio recopilatorio, la canción que se encontraba en (casi) todos los anuncios de televisión.

Esos temas se han mantenido tras décadas de uso pero en la actualidad, el uso común más utilizado no es otro que la selección de canciones ya conocidas que desde el primer momento consigan llamar la atención del espectador. Tanto a nivel nacional como internacional, muchas formaciones han dado el salto a través de su aparición en el nuevo anuncio de moda.

La selección del tema que formará parte del anuncio de publicidad se realiza, habitualmente, tras la realización del spot y dependiendo del presupuesto restante. Esta decisión dependerá de los resultados del briefing realizado y del público al que se quiere llegar.

Aunque no se le otorgue la importancia que tiene, la música de un anuncio puede conseguir que el espectador acoja el producto en el primer visionado o hable sobre él con sus conocidos, convirtiéndolo en algunos casos en una campaña viral prácticamente sin haberlo pensado en el origen.

49

LA MÚSICA COMO POTENCIADOR CREATIVO

Aunque es sabido por todos, no son muchos los que conocen el poder potenciador de creatividad que supone la escuchar de música. Es más, muchos jefes aún prohíben canales musicales como YouTube o programas como Spotify en las oficinas de trabajo porque creen que su función es la contraria, la de molestar y acaparar una atención que debe estar en el trabajo diario.

Igual que ocurre con el uso de los colores o la ubicación de los enseres y el mobiliario de la oficina, que se utilizan para infundir ciertas sensaciones positivas que animen a la proactividad, el uso de la música también está relacionada con ello. Cualquier estudiante de curso dirección de arte conoce esta característica positiva.

Dependiendo de cada gusto personal, habrá quien disfrute esuchando heavy metal, electrónica o blues llegado desde la América más profunda. Sin embargo, según los últimos estudios, la música que más ayuda a aumentar la creatividad son la música clásica y la comúnmente conocida como música blanca. Ambos estilos nos llevan a un estado anímico propenso a la creatividad por lo que se recomienda al menos escuchar dos horas al día alguno de estos estilos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *