Cuando se deben cambiar los neumaticos

La duración de los neumáticos es muy variable y es muy difícil predecir cuánto van a durar, especialmente porque no se fabrican íntegramente de caucho. En todo caso, lo mejor será optar por comprar tus repuestos en desguacesgranada.com, porque te ofrecerán siempre la mejor relación calidad-precio.

Muchos son los conductores que no saben cuándo es el mejor momento para cambiar los neumáticos de un vehículo. Por este motivo hoy vamos a hablar de los indicadores de que debes cambiar los neumáticos de tus coches.

¿Cómo saber cuándo cambiar los neumáticos?

Cambiar los neumáticos es algo muy sencillo, y a pesar de que algunos llevan una fecha de caducidad impresa, siempre tienes que fijarte en otros aspectos importantes a tener en cuenta:

Presión de los neumáticos

Es imprescindible que los neumáticos tengan la presión adecuada para que tu vehículo circule sin ningún tipo de inconveniente. Lo ideal es estar midiendo la presión por lo menos una vez cada mes para que esta sea óptima y evitar que estén desinflados.

Ten en cuenta que, unos neumáticos desinflados incrementarán la fricción que se ejerce contra el pavimento. Por este motivo, será conveniente evitar que la presión disminuya demasiado y así conseguirás siempre un gran rendimiento en tu vehículo.

Período de uso

Este es un aspecto importante que debes considerar, en especial porque los neumáticos no duran en óptimas condiciones mucho tiempo. Normalmente, desde su fabricación contarás con un plazo máximo de 5 años para que comience el deterioro de sus materiales.

Los neumáticos pueden tener una duración máxima de hasta 10 años desde el momento de su fabricación. En este punto se deben sustituir por unos nuevos, incluso si las líneas tienen la profundidad necesaria para que circulemos con seguridad.

Líneas de agarre

Las líneas de agarre son otro aspecto importante a la hora de hablar de los neumáticos de un vehículo, porque de estas dependerá el agarre en las vías. Las líneas deben ser medidas en su profundidad para asegurarse de que estén en óptimas condiciones y que cumplen con las normas mínimas de seguridad.

Según se establece en las leyes de circulación vial, lo ideal es contar con una profundidad de 1,6mm en las líneas de los neumáticos. Si la profundidad es más baja podrías estar exponiéndote a sufrir cualquier tipo de accidentes, y podrías tener inconvenientes a la hora de circular, porque tu coche podría ser más propenso a los derrapes en las vías.