QUE FACTORES DETERMINAN LA ANSIEDAD

Con  el ritmo de vida que llevamos cuando estamos  en activo y queremos hacer y estar en 7 lugares diferentes a la vez, las  tareas diarias, nos pueden generar angustia, estrés, situaciones de las que nuestro organismo puede dañarse si no llegamos a remediarlo.

La ansiedad puede estar provocada por diversas causas dependiendo del diagnóstico, de nuestro facultativo. Algunas de las principales causas de la ansiedad son las siguientes.

images

CAUSAS MÁS COMUNES QUE PRODUCEN LA ANSIEDAD

.La ansiedad puede heredarse a través de los genes. Sin embargo, incluso alguien que no es ansioso por naturaleza puede probar este sentimiento de temor frente a una situación de tensión.

.Sucesos   negativos  que pueden causarnos, como un accidente de tráfico, un atentado o bien un incendio pueden  provocar ansiedad,  en estos casos, el sentimiento de ansiedad puede desaparecer cuando concluye el problema o bien continuar a lo largo de meses o bien años.

.Las  drogas,  la Cocaína, LSD son substancias estupefacientes que pueden causar ansiedad. Para ciertas personas, también la cafeína o la teína, estos estimulantes, pueden producir un cuadro de ansiedad.

  Experiencias vitales significativas: sin llegar a ser traumáticos, cambios vitales en el presente como un embarazo, o bien aun alteraciones en el ámbito laboral, pueden producir ansiedad.

La función de alarma genera un incremento de actividad de diferentes funciones anatómicos como incremento en la presión arterial, intensificación del metabolismo celular, incremento de glucosa en la sangre, incremento en la coagulación sanguínea e inclusive un aumento en la actividad mental. De la misma forma la sangre se marcha a los músculos mayores, principalmente a las piernas, para tener suficiente energía para escapar si es necesario. El ritmo cardiaco aumenta,  el incremento  de pulsaciones no adecuado por encima de lo normal,se pone al límite, llevando velozmente hormonas como la adrenalina a todo el cuerpo y a los músculos.

Lo más importante a tener en consideración es que si bien no se sabe exactamente cual fue el detonador inicial que desencadenó el ataque de ansiedad, lo cierto es que el peligro que nuestro cerebro está “percibiendo” no es real. Es decir no existe realmente una amenaza ahí afuera, y en realidad estamos a salvo.

Pero es fundamental estar consciente de lo que nos está pasando, a fin de que cuando se presente, este momento de ansiedad que  podamos estar tranquilos, autorelajarnos con los trucos que conozcamos y que nos pasará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *