¿Quieres saber como se feminizan las semillas regulares de cannabis?

Cuando se comenzó con la plantación de cannabis para su uso terapéutico y cacero, no existían tantas variedades como las semillas feminizadas o autoflorecientes que hoy se ofrecen; gracias a la curiosidad de los cosechadores, actualmente se pueden obtener cogoyos que florezcan más rápido o que sean provengan de dos hembras.

En el caso de las últimas, ya no hay necesidad de que en las cosechas se separen a las plantas hembras de los machos para evitar que se ponilicen naturalmente, ahora simplemente puedes encontrar variedades feminizadas u optar por un procedimiento que feminice a tus plantas regulares.

¿Cuales son los procedimientos?

Existen varias maneras de obtener semillas feminizadas de plantas macho que produzcan polen, incluso aunque se tengan cosechas de plantas regulares, esto se logra con productos químicos que forzan a las plantas a revertir su sexo para luego producir la feminización; entre estos procesos se tienen:

  • Estrés controlado: Uno de los procedimientos más utilizados es el estrés controlado, ya se por medio de cambios de temperatura, en su nutrición, en el fotoperiodo o en su pH, aunque algunos cosechadores prefieren simplemente retrasar el momento de la cosecha para que produzcan pocas flores.
  • Tiosulfato de plata: Este producto se realiza con una solución entre agua destilada, nitrato de plata y tiosulfato de sodio, que luego es pulverizada sobre las plantas hembras para que se produzcan flores macho, estas últimas sueltan su polen hacia las plantas hembras naturales.
  • Plata coloidal: Este procedimiento suele ser más repetitivo, la solución se realiza entre agua destilada y plata colosal a 30ppm, luego de tenerla se rocía sobre las plantas durante varios días, hasta que comiencen a aparecer las flores macho en las plantas.
  • Ácido giberélico: Esta hormona se encuentra presente en algunos procesos naturales del desarrollo de las plantas, y es utilizado de forma similar a la plata coloidal, siendo pulverizada sobre las plantas durante varios días, toso esto antes de comenzar con el fotoperiodo.

Cabe destacar que cuando se emplean estos productos sobre las plantas para obtener semillas feminizadas, es importante no consumir las plantas que sean rociadas con estos productos; el mejor consejo es descartar las plantas luego de que los machos hayan florecido y se haya diseminado su polen.

Además de esto, es importante aclarar que estas semillas no producen plantas mutantes de ningún tipo, puede que existan algunos rasgos extraños, pero esto también pasa con semillas regulares.