UN PASEO POR LOS EDIFICIOS RELIGIOSOS DE BARCELONA

Sea con la luz del día, los preciosos atardeceres o bajo la capa misteriosa que da la noche, pasear por los barrios antiguos de Barcelona siempre crea cierto misticismo y embelesa por la belleza de sus edificios. Esos paseos dan la vida y llevan a tu mente a querer visitar inmobiliaria Barcelona Casco Antiguo para preguntar por precios. ¡Una vida aquí sería maravillosa!.

Ese misticismo y secretismo se debe en parte a la presencia de diversos edificios religiosos, unas obras arquitectónicas que siempre parecen contar con un secretos tras esas piedras. Si no que se lo digan a Ildefonso Falcones, el autor de la novela (y éxito de ventas) ‘La catedral del mar’. En este apartado de misterios también encontraríamos a antiguos palacios decimonónicos, como se cuenta en ‘La sombra del viento’ de Carlos Ruiz Zafón, pero eso es otra historia.

Estos paseos con tintes históricos, en los que acariciar los ladrillos de piedra se convierte casi en una necesidad, nos llevan a templos como Santa María del Pí (iglesia gótica con un rosetón de 10 metros de diámetro), la iglesia barroca dedicada a San Felipe Neri, la iglesia protogótica de Sant Just i Pastor o la Capilla Real de Santa Ágata, construida por Jaime II en el siglo XIV.

78

LA SEO DE BARCELONA

Uno de los edificios religiosos que más impresionan cada vez que uno pasea por la zona es la Seo de Barcelona, cuyo nombre real es Santa Iglesia Catedral Basílica de la Santa Cruz y Santa Eulalia. Es la sede del arzobispado de Barcelona y tiene una de las fachadas góticas más epatantes del arte gótico nacional.

Su construcción se desarrolló durante los siglos XIII, XIV y XV en la que anteriormente fue la catedral románica de la ciudad (también construida sobre iglesias de períodos anteriores como el paleocristiano o el visigodo). Su fachada, pese a todo, tuvo que ser finalizada en el siglo XIX. Para alegría de los barceloneses, el 2 de noviembre de 1929 fue declarada Monumento Histórico-Artístico Nacional y edificio de Bien de Interés Cultural.

El templo está compuesto por el templo y el claustro, dos piezas arquitectónicas de gran valor. La catedral tiene unas medidas de 90 metros de longitud y 40 metros de ancho, mientras que el jardín del claustro ofrece unas dimensiones de 25 x 6 metros. Su girola está formado por diecisiete capillas interiores y, con entrada desde el exterior, la capilla dedicada a Santa Lucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *